lunes, 11 de marzo de 2013

Huevos rotos con fundamento

Sé que esta receta es de lo más fácil, que todo el mundo sabe hacerla pero está tan rica!! Mi marido viviría a base de huevos y patatas, así que este plato es uno de sus favoritos. El acompañamiento siempre es según lo que tengamos en el frigo. Esta vez hemos usado un estupendo chorizo que nos ha regalado la tía Andrea (hecho por ella!!) así que mejor, imposible.
 
Huevos rotos con chorizo
 


Ingredientes
para 2 personas
 
3 patatas medianas
2 huevos
100g chorizo de asar
Aceite de oliva
Sal
 
Creo que para hacer unos huevos rotos en condiciones no hay que tener prisa. No soy demasiado fan de las patatas fritas (lo sé, soy rara) pero si tengo que comérmelas, deben estar bien hechas. Me refiero a que no estén aceitosas, ni blandurrias....
 
Comenzamos pelando las patatas y cortándolas en rodajas de un poco demos de medio centímetro. Las ponemos en la sartén con abundante aceite de oliva a fuego medio. Me gusta que queden tiernitas por dentro y crujientes por fuera, así que primero las confito un poco con el aceite templado y al final, subo el fuego para que se doren.
 
Cuando las patatas estén casi listas, cortamos el chorizo en trocitos y lo doramos en otra sartén sin aceite ni nada, así se irá desgrasando un poco.
 
Sacamos las patatas y las salamos al gusto. En el mismo aceite (ya está caliente) freímos los huevos.
 
Servimos en una fuente o en cazuelitas individuales la cama de patatas con el huevo en el centro y unos trocitos de chorizo. Quien dice chorizo dice jamón, carne (tipo pinchitos morunos).... o sin nada, que también está rico. Lo imprescindible es tener un buen pan al lado para mojar.
 
Aprovecho para felicitar a uno de los peques de la family que celebró el sábado su segundo cumple. Y mirad que tarta se sacó su mami de la manga!!!!! Un bizcocho de yogur relleno de nocilla con miles de lacasitos, barritas de KitKat...mmmm.....¡¡¡ Felicidades Diego!!!!
 
 
Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada