domingo, 27 de octubre de 2013

Lomo de cerdo al horno con salsa de mostaza y miel


Como buena mujer de su casa, me encanta ir a hacer la compra. Cotilleo todos los pasillos, comparo los precios, miro y remiro... y de vez en cuando compro algo que luego no sé qué hacer con ello. Una de esas compras hechas impulsivamente fue un lomo de cerdo de casi 1200g. Para una familia normal, pues está muy bien pero nosotros somos 2, así que íbamos a tener lomo de cerdo para una semana. 

Total, que el lomo ya estaba en casa y había que hacerlo. Y tenía que buscar una salsa que no "cansara" a mi amor porque le iba a tocar comerla unos cuantos días. 

Lomo de cerdo al horno con salsa de mostaza y miel 



Ingredientes
para 6 personas

1200g lomo de cerdo
Mostaza a la antigua
Miel
Sal
Pimienta negra
1 vaso de vino blanco
Laurel
100ml nata para cocinar
6 patatitas medianas

Precalentamos el horno a 180º. Mientras, mezclaremos en un cuenquito 2 cucharadas de mostaza y un chorro generoso de miel y mezclamos. Salamos bien el lomo y lo pintamos con la mezcla. Lo colocamos en la bandeja del horno o en una fuente de cristal. Lo que queda, lo mezclamos con el vino blanco y lo vertemos en el fondo de la bandeja junto con la hoja de laurel. 


Tapamos con papel de aluminio y dejamos en el horno 30 minutos (cada 10 minutos, regamos con la salsita).  Lavamos las patatitas y las recubrimos con papel de aluminio. Las dejamos en la parte de abajo del horno para que se vayan asando. 


Pasado ese tiempo, quitamos el papel de aluminio y ponemos el horno a 220º para que se forme una costrita y continuamos regando hasta que tenga el tono que nos guste. 






Ponemos todo el jugo en un cazo con la nata a fuego suave y dejamos que vaya espesando para formar la salsita removiendo de vez en cuando para que no se agarre al fondo. 


A la hora de servir, cortamos con cuidado y con un cuchillo muy afilado lonchas finitas de lomo. Debe estar jugoso por el centro. 

Regamos con un poco de la salsa y servimos rápido porque se enfría enseguida. 

Para que eso no ocurra podemos recurrir al truqui de meter los platos en el horno unos minutos pero con cuidado luego que queman! 

A cada comensal de pondremos una patatita asada partida por la mitad con un poco de sal.  


Salen 6 raciones más o menos así que cunde mucho y lo bueno es que se hace solo. No se mancha casi nada y está buenísimo. Tanto que a Juan no le importó comerlo 2 días seguidos jejeje

Yo cocino, tú cocinas... ¡Todos cocinamos!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada