sábado, 5 de octubre de 2013

Morcilla hojaldrada

Aperitivo rico y fácil donde los haya!!!! Ahora no me diréis que traigo cosas difíciles porque esta receta es para dejar con la boca abierta a los comensales (a parte de porque esta muuu buena) por lo bonita que es. 

Y no se sí he hablado alguna vez de mi trauma con la morcilla. El caso es que hasta bien mayor, no la probé y mi primera vez fue tan horrible (era de cebolla y estaba algo cruda) que pensé que podría vivir otros tantos de años sin comerla porque total, no me perdía nada. Iluuusaaaaaa de miiiii!!!!! Al tiempo, en mi primer curso de cocina, uno de los platos era un revuelto de garbanzos con morcilla y claro, para no quedar mal....pues me lo comí. Ahhhhhh.....y estaba taaan buenaaaa!!!! Era de Burgos (desde ese momento mi preferida del mundo mundial), tostadita, en su punto....

Por eso en mi casa siempre hay una morcillita. Para comerla en revuelto, sola, con huevos rotos...y desde ahora, hojaldrada. 

Morcilla hojaldrada



Ingredientes 
Para 4 personas

1 morcilla de Burgos 
1 lámina de hojaldre
😄


Tras esta mea lista de ingredientes.... Paso a explicar cómo hacer estos bocaditos 

Ponemos el horno a calentar (180 grados) y quitamos el pellejo de la morcilla con cuidadito. Extendemos la lámina de hojaldre y cubrimos la morcilla con él de forma que quede como un rulo. Apretamos bien para que se pegue el hojaldre a la morcilla. 

Con un buen cuchillo, cortamos rodajas de 1 dedo más o menos y las vamos colocando sobre papel de horno o sobre la bandeja dejando un poco de separación entre una porción y otra. 

Metemos tal cual al horno y esperamos a que vaya dorando. Veremos que crece el hojaldre y se va poniendo morenito. A los 10 minutos o así, yo les di la vuelta para que la morcilla se tostara por el otro lado también. 

No tiene mayor misterio, y a los amantes de la morcilla les encanta!!! Doy fe, que hasta fríos esta bueno. 

Yo cocino, tú cocinas... ¡Todos cocinamos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada