No sé cómo llamar a esto... Así que me lo he inventado. Un salteado de verduras agridulce con tomate que va genial con pasta que me ha sacado de algún que otro apuro porque se hace en cuestión de 10 minutos!

Pisto oriental 


Ingredientes
para 2 personas

1calabacín 
1/2 pimiento italiano verde
1/2 pimiento verde rojo
1/2 pimiento naranja
1 cebolleta
1 zanahoria pequeña
1 brick de tomate frito
2 cucharadas de azúcar moreno
Aceite de sésamo
Salsa de pescado (opcional)
Sal
Noodles al huevo

Partimos las verduras: el calabacín en rodajas, los pimientos en tiras, la cebolla en juliana y la zanahoria, ayudándonos de un pelador, en tiras finas. Las reservamos. 

Ponemos el aceite en una sartén amplia y cuando esté caliente, añadimos el calabacín, salteándolo un poco. Ponemos el resto de verduras y seguimos moviendo hasta que cojan algo de color. Veremos el tomate frito, el azúcar, la salsa de pescado (le da un gusto agrio, pero no hace falta si no tenéis) y la sal. Tapamos y dejamos reducir 5 minutos a fuego suave. 

Mientras, ponemos una olla con agua a hervir. En el momento que hierva, metemos los noodles y apagamos el fuego. Dejamos reposar 4 minutos y los separamos con un tenedor. Colamos bien y servimos en los platos la pasta con el salteado o "pisto oriental"por encima. 
Como veis, es lo que yo llamo un plato viudo, sin nada de proteína, pero rico está un rato!!! Aún así, podemos añadirle una pechuga de pollo en tiras y tendríamos un plato muy completo. 

¿A que dan ganas?

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!





Algo obligado en todas las visitas a Ikea es una visita al bar para tomar unos perritos. Pero claro, si nos cuadra la hora, también podemos pasarnos por el restaurante y pedir unas albóndigas danesas. Pues cerque por fin he conseguido clavarlas!!!

Albondigas Ikea en salsa de carne


Ingredientes
para 4 personas

Para las albóndigas
500g carne picada de ternera
1 cucharada de azúcar moreno
1 huevo
50g de mantequilla fundida
50g pan rallado
1 patata pequeña
1 vasito de nata líquida
Pimienta negra
Nuez moscada
1 cucharadita de Bovril
Sal

Para la salsa
1 vaso de nata líquida
1 cucharada de Bovril
1 cebolleta pequeña
25g mantequilla
Sal
Pimienta


Mezclamos en un cuenco el pan rallado con la nata, el pan rallado, el huevo y la mitad de la mantequilla. Pelamos la patata y la cocemos (o bien en un cazo con agua o en el micro)

Mientras, salpimentamos la carne, añadimos el azúcar y una pizca de nuez moscada y mezclamos. Añadimos lo que teníamos en el cuenco y la patata cocida. Mezclamos todo bien. Debe quedar consistente, ya que estas albóndigas son más bien duritas.  Precalentamos el horno a 200º y mientras, les vamos dando forma a las albóndigas. Las colocamos sobre una fuente que aguante el horno y las pintamos con el resto de la mantequilla fundida. 

Horneamos durante unos 25-30 minutos, dándoles la vuelta de vez en cuando.

Ahora vamos a por la salsa de carne, que no tiene ningún misterio. Picamos la cebolleta y la pochamos en la mantequilla lentamente. Hay que tener cuidado porque la mantequilla se quema si nos pasamos con el fuego. Añadimos la cucharada de concentrado de carne, la sal, la pimienta y la nata y continuamos cociendo lentamente mientras removemos con una varilla. Batimos, pasamos por el chino y le damos un último hervor. 

Ya tenemos nuestras albóndigas hechas, así que no queda más que servirlas con la salsa por encima y un puré básico de patatas con algo de mantequilla (cómo les gusta la mantequilla a estos chicos!), sal y cebollino. 

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!






Hoy no hay receta. Traigo muchas fotos de platos ricos de un sitio en Madrid para los enamorados de la comida japonesa. Se llama Shikku Izakayay. Un rincón increíble en pleno centro. 

Este restaurante me trae muy buenos recuerdos. Fue allí donde mi señor marido me pidió que me casara con él en una noche inesperada con un invitado de lujo sentado justo detrás de mi (Boris Izaguirre jeje). Hemos celebrado cenas sorpresas, aniversarios y este año, celebramos San Valentín junto con mis cuñados. Y es que San Valentín no sólo es para estar con la pareja, sino con aquellos a quienes queremos. ¡Viva el amor!

Comenzamos la cena con unos cócteles de cava con frambuesas. Estaban tan ricos que solo bebimos eso durante la cena (menos mi cuñada que bebió cositas sin alcohol...)  

Al ser su primera visita, intentamos pedir variado para que pudieran probar de todo. Y creo que el menú resultó espectacular. Llama la atención que incluso a aquellos que dicen que no les gusta el sushi, terminen adorando todas las cosas de la carta. 

Para empezar, un tratar de atún rojo. En un principio, a la parte masculina no le hacía mucha gracia, peroles faltó poco para rebañar con los dedos. Aliñado con sésamo, yema de huevo y algas. Tremendo. No se puede decir nada más. 

Seguimos con un Tiradito de Vieiras y sushi variado. Nuestro preferido es el niguiri de Pez Mantequilla con aceite de trufa, aunque también pedimos el de Asado Argentino con Chimichurri, los tradicionales makis de salmón y los uramakis de langostino empanado, curry y "crunchy".

Para terminar, pedimos una tempura de Cangrejo de concha blanda. Es raro porque son uno cangrejitos muy pequeños que se come todo debido a que son pescados justo cuando están mudando la concha, por lo que se quedan con una "piel" muy blandita.

Y para terminar, pedimos las dos especialidades: El lomo de buey "Wagyu" en tepannyaki y el lomo de bacalao negro caramelizado con verduras salteadas. ¡¡¡Un no parar!!!

Aún así, nos quedaba sitio para unos postrecitos, café y... cócteles!!

Y es que el Shikku tiene en la parte de abajo una barra donde David nos preparará combinados para todos los gustos. Ha ganado muchísimos concursos nacionales e internacionales, así que mientras nos los tomábamos, nos iba contando la historia de cada uno de los cócteles que estábamos bebiendo.

Una noche espectacular, divertida y muy especial. Por eso, si estáis en Madrid, con ganas de probar algo diferente y con dinerillo... os recomiendo la visita!!


Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!









Hoy traigo algo fácil con lo que alegrar un triste filete a la plancha. Son unas verduras muy ricas, que podemos ir variando según la temporada o lo que tengamos más a mano. En principio, la receta es para hacer al horno, pero podemos acortar el tiempo haciéndolas en la sartén.

Verduras a la provenzal


Ingredientes
para 2 personas
1 calabacín pequeño
Un manojo de espárragos trigueros
Aceite de oliva
Sal
Unas gotas de zumo de limón
Hierbas aromáticas: romero, tomillo, estragón, orégano

A esta receta le va bien la berenjena, pimiento, cebolla, tomate... Casi cualquier cosa que tenemos a mano! Es tan sencilla como cortar la verdura en rodajas y saltearla a fuego fuerte para que se dore rápidamente con unas gotas de aceite de oliva. Si son verduras duras (como el espárrago por ejemplo), una vez dorado añadimos medio vasito de agua a la sartén y tapamos para que se cocine por dentro. 

Aprovechamos para añadir un poco de hierbas aromáticas que le darán su toque. A parte, realizaremos una vinagreta con aceite de oliva, sal, unas gotas de limón y una cucharada de hierbas. Mezclamos bien y reservamos para aliñar nuestras verduras una vez estén en el plato. 

Parece una tontería, pero le dan un toque genial y una pechuga de pollo si nada queda como un plato de restaurante!

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!
Tres plátanos pochos en el frutero. Cada día un poco más negros. ¡Jolín! Otra vez están demasiado maduros. Habrá que tirarlos, no? Pues nooooo!!! Esta vez, se van a salvar de ir al cubo de la basura. 

Tarta de plátano y coco


Ingredientes
para 8-10 porciones

3 plátanos maduros
1 manzana
40g coco rallado
180g harina
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de levadura Royal
1/4 cucharadita de canela
1/8 cucharadita de nuez moscada
220g azúcar
50ml aceite de girasol
2 huevos
2 cucharaditas de extracto de vainilla

Encendemos el horno (180º). Primero pelaremos la manzana y la cortaremos en gajos. La ponemos en un bol, tapamos con film transparente y al micro 5 minutos. Trituramos con la batidora y reservamos. Pelamos los plátanos y los aplastamos con un tenedor. Tapamos con film para que no se pongan negros. 

Mientras la manzana se va asando, podemos mezclar la harina con el bicarbonato, la levadura y las especias. Tamizamos bien y reservamos en un bol grande. 

Por otro lado, ya con la batidora de varillas a velocidad suave, mezclaremos el azúcar con el aceite y los huevos. Añadimos el puré de manzana, la pasta de plátano y el coco. Una vez esté mezclado, ahora a mano con una lengua vamos incorporando la harina con movimientos envolventes hasta que esté integrada. 
Vertemos en un molde engrasado (yo uso spray antidesmoldante) y metemos al horno unos 40-50 minutos. Depende del horno, ya que yo lo tuve un poco más de 50 minutos. Vamos pinchando con una brocheta hasta que salga limpia. 

Si nos apetece, podemos acompañar el bizcocho con una crema sencilla de queso a la miel, que conseguiremos al mezclar con varillas una tarrina de queso de untar con 4 cucharadas de miel y 180 gramos de azúcar glass. 

Es un bizcocho muy húmedo que aguanta muy bien varios días, aunque si le añadimos la crema, tenemos que meterlo en el frigorífico. 

Aquí os enseño a una de mis mayores fans del mundo, esperando a hincarle el diente a la tartita en cuanto me despisto, mi gata Lúa!!




Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!



Ya sabéis que muero-de-amor por la comida oriental. Y ahora también por las setas!! Pues esta semana han vuelto a poner en Lidl una oferta de productos orientales (de la cual me he hecho con un pequeño un alijo en casa), y entre las adquisiciones hay varios botes de setas variadas en conserva. Vienen las típicas shiitake, con las que ya he hecho alguna cosilla, champis y dos variedades que me encantan pero que son difíciles de encontrar: las orejas de Judas (vaya nombrecito!!)y las setas de paja. Y es que van genial para los salteados...

Salteado de langostinos 


Ingredientes para 2 personas

Un bote de setas variadas
250g langostinos crudos
1 pimiento verde
1/2 cebolleta
1/2 zanahoria
4-5 Mini mazorquitas de maíz
2 cucharadas de aceite de sésamo
2-3 cucharadas de salsa de soja
1/2 cucharadita de jengibre en polvo
1/2 cucharadita de ajo en polvo
un chorrete de salsa de pescado


Empezamos pelando los langostinos. Les quitamos las cabezas y la cáscara, dejando la colita. Con lo que hemos quitado, podemos hacernos un fumet y aprovecharlo para una sopa o una paella!. Si tenemos paciencia, le quitamos también el hilito negro. 

Por otra parte, cortamos en tiras finas la verdura (usé una mandolina estupenda regalo de mi mami!). Las mazorcas vienen en bote, igual que las setas, así que escurrimos y reservamos. 

En una sartén amplia, calentamos el aceite con las especias (dejamos la salsa de soja y la salsa de pescado para lo último) y echamos las verduras que hemos cortado. A fuego muy fuerte y con movimientos de muñeca, vamos dorando un poco todo.  Si preferimos que la verdura quede más hecha, podemos añadir un pelín de agua y tapar la sartén. Si nos gusta más entera, en el momento que veamos que la cebolla comienza a ablandarse, añadimos las setas, las mazorcas y los langostinos (y la salsa de soja y la de pescado). Damos unos meneos y apartamos de la sartén. Tapamos un par de minutos para que con el vapor, se nos hagan los langostinos y listo! Otro plato en menos de 15 minutos!!


Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!



Para los que me conozcan, saben que no soy muy amiga del queso. No me gustan los quesos fuertes, ni los que tienen moho o saben a añejo... Pero últimamente me estoy aficionando a un queso Gouda que está más curado que el clásico. Así que me he inventado un arrocito con cuatro quesos, pero de sabor suave.

Risotto cuatro quesos suave


Ingredientes
para 2 personas

2 vasitos de arroz redondo
1 vasito de vino blanco
1/2 litro de caldo de verduras
50g queso Old Amsterdam Gouda 
50g queso Enmental 
2 cucharadas de queso tipo Philadelphia
Queso Parmesano al gusto
1 cebolleta pequeña
Perejil picado
Aceite de oliva
Pimienta negra

Empezaremos poniendo el caldo en un cazo para que se ponga a hervir. Lo necesitamos caliente así que mientras, vamos picando la cebolleta lo más pequeño que podamos. Además, rallaremos los quesos y los reservaremos. 

En una olla de tamaño mediano pondremos aceite de oliva a calentar y pecharemos la cebolleta. Cuando quede transparente (sin dorarse), añadiremos el arroz. Removeremos todo durante unos minutos con el fuego a media potencia. Vertemos el vino y dejamos que evapore el alcohol sin dejar de remover. 

Ahora empieza lo bueno. Una vez que el caldo esté hirviendo, verteremos un cucharón del caldo sobre el arroz y moveremos despacito y sin parar hasta que se evapore o se vaya consumiendo. Cuando esto ocurra, verteremos otro cazo del caldo... y así hasta que el arroz esté en su punto, un pelín durito. En total serán unos 20 minutos de ir echando caldo y no dejar de remover. 

Apartamos del fuego y mezclamos los quesos que con el calor se fundirán. Salpimentamos y añadimos el perejil picado para decorar. Servimos inmediatamente para que el arroz esté meloso. 

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!



No soy muy fan de las patatas fritas. De hecho, suelo preferir cualquier otro acompañamiento en vez de ellas. Peeeeeroooo cuando hablamos de estas patatas, ya son palabras mayores. Y además son tan fáciles de hacer, que en cualquier momento te puedes dar un homenaje. 


Bacon Cheese Fries


Ingredientes
para 2 personas

2 patatas grandes
200g bacon en tiras
Mezcla de quesos rallados
Salsa Ranchera
Aceite de oliva
Sal

Hace un par de años, era un poco complicado encontrar esta salsa. Por lo menos en los súpers normales, pero hoy por hoy, es más fácil. Esta salsa es una mezcla de especias y ajo que sirve tanto para aliñar ensaladas, hacer la salsita de las patatas Deluxe (mezclándola con queso de untar) y cómo no, esta receta. 
Empezaremos pelando y cortando las patatas en bastones. También podemos usar patatas congeladas. Las freímos en abundante aceite de oliva de forma que queden doradas y crujientes. Para hacer platos como este es cuando echo de menos la freidora que me cargué. Era la mejor amiga de mi señor marido en sus años mozos, aunque yo la odiaba! 

Mientras freímos las patatas, pondremos el bacon sobre papel de cocina. Tapamos con otro trozo de papel y metemos en el micro durante 4 minutos. Quedará crujiente, sin grasa, y sin salpicar ni manchar nada. 
Una vez tengamos las patatas, escurrimos el exceso de aceite y las ponemos en un plato. Vertemos bien de salsa ranchera por encima, la mitad del bacon, queso rallado y el resto de bacon. Metemos en el horno pa gratinar un par de minutos, hasta que el queso se funda, y ya está. Aquí tenemos una bomba que se alojará en el michelín...pero qué ricas están!

 Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!

Tras recibir varias peticiones, sobre todo de mis amigos Luis y Ainoa (chicos, sois famosos!!), me he decidido a hacer una especie de menú semanal con recetas sencillas y variadas. No soy dietista ni nada parecido, pero a lo mejor este menú ayuda a alguien a organizarse un poco la semana...

Durante la semana intento comer de todo: carne, pescado, legumbres...y reservo los fines de semana para hacer locuras y comer más guarrerías. No siempre hago las cinco comidas al día. De hecho, últimamente me estoy saltando el desayuno porque estoy madrugando más y a esas horas no me entra  nada más que agua. Aún así, durante la mañana intento reservar dos huecos para una fruta y algo más. Pongo lo que yo suelo tomar, y según lo que tenga a mano, cojo una cosa u otra. 




Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
Desayuno
Infusión o café solo con algún edulcorante o sacarina
Zumo natural (un vasito pequeño no todos los días)
Yogur 0% con cereales, barrita de pan con aceite y jamón, tortilla de 2 huevos, macedonia de fruta…
Media Mañana
Una pieza de fruta, un yogur, un par de quesitos o algo de fiambre sin grasa (pavo, jamón york, lomo…)
Comida

Ensalada
mixta


Lentejas con verduras. 





Arroz blanco. 


Merienda
Lácteos: Queso de Burgos, yogur…
Cena




Recena
Infusiones, una onza de chocolate negro

Solo tenéis que pinchar en la receta y automáticamente se abrirá una página nueva. 

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!
Una se pone con todo su amor a preparar un puré de verduras estupendo para su pitufa... y ella en cuanto lo huele, tuerce el gesto y se niega si quiera a probarlo. Un mico de un año. Y casi un litro de puré verde.

Pues habrá que inventarse algo, no?

Mini pastelitos de verduras y bacon 


Ingredientes
para 4-6 personas

1 paquete de obleas para empanadillas
250g de puré de verduras
2 huevos
200ml nata 
200g bacon 
Queso rallado
Sal
Pimenta negra

Precalentamos el horno a 200º. Esta receta es express así seamos rápidas. Engrasaremos un molde de los de metalizar hacer magdalenas. Como en los paquetes de obleas vienen 15 y los moldes suelen ser de 6 o de 12, podemos hacer varias tandas o si tenemos varios moldes, hornear todos a la vez. 

Colocaremos una oblea en cada hueco. No pasa nada que no queden perfectas. De hecho son más bonitas si quedan tipo florecitas. Pondremos en el centro un poquito de bacon cortado en tiras. 

Pondremos en el vaso de la batidora el puré, los huevos, la nata y salpimentamos al gusto. Ahora vertemos esta mezcla sobre cada montoncito de bacon hasta llegar casi al borde y espolvoreamos con queso rallado por encima. 

Horneamos unos15 minutos o hasta que veamos que comienzan a dorarse los bordes de las obleas. Sacamos del horno y dejamos que enfríe un poco antes de sacarlos con cuidado. Podemos tomarlos calientes, como entrante, o fríos. Se conservan bien a temperatura ambiente de un día para otro y la verdad es que no saben a verdura! Para niños y no tan niños que odian el verde...

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!




Os dije que iba a poner recetas ligeritas pero no creo que ver un filete a la plancha con ensalada o un lenguado al vapor sea demasiado atractivo... así que hoy traigo un salteado muy rápido y rico con un toquecito oriental.

En mis numerosos paseos por el barrio he descubierto una frutería muy chuli que siempre tienen una gran variedad de setas. Como en casa sólo me gustan a mi, cada semana me traigo un puñadito de una variedad diferente y así voy probando. Ayer cogí shiitake, que me encantan y claro, a esta receta le van genial!

Salteado de verduras oriental


Ingredientes
para 2 personas

1/2 calabacín
1/2 cebolla morada
8 espárragos trigueros
100g setas shiitake
Un puñado de gambas congeladas
Aceite de sésamo
Salsa de soja
Sésamo tostado

Primero toca cortar las verduras. El calabacín lo cortaremos en tiras finas. Podemos ayudarnos del pelador de verduras si no tenemos mucha maña con el cuchillo. Los espárragos, les quitaremos un poco del tallo, los cortaremos en dos y después, a lo largo cada trozo. Cortamos la cebolleta en juliana y las setas también. 
Una vez tengamos todo listo, pondremos algo de aceite de sésamos en una sartén grande y a fuego muy fuerte, pondremos primero los espárragos que son los que tardan más en hacerse. Tras un minuto, añadimos la cebolla y las setas. Salteamos (si podemos hacerlo sólo con meneos de sartén mejor, ya que nos arriesgamos a romper las verduras con la pala de madera) durante otro minuto y por último, añadimos el calabacín. 
Echaremos por encima las gambas congeladas tapamos con una tapadera durante 2 minutos más para que se descongelen y suelten el agua que creará una salsa mulliría con sabor a setas. 

Servimos inmediatamente con un hilo de salsa de soja y algo de sésamo tostado. Rápido, fácil y muy sano. Si queremos hacer aún más completo este plato, podemos añadir un huevo al principio de la preparación o servir la verdura con arroz o noodles. 

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!






Me gustan mucho las pizzas con la masa esponjosa a la vez que están crujientes. Por eso, he experimentado mucho hasta dar con LA RECETA. Además, esta vez me he vuelto loca y he puesto queso en el borde, ese gran incomprendido que suele acabar medio mordisqueado en un lado del plato. No sobraron ni las miguitas. No se creían que estaba hecha en casa a pesar de la forma "artesana". Un exitazo total que podemos congelar y todo!!!

Pan-Pizza con el borde de queso


Ingredientes
para 4 personas
Para la masa (sale para 2 veces)
600g harina de fuerza
75g harina precocida de maíz
Un sobre de levadura de panadero
2 cucharaditas de sal
Medio vasito de aceite de oliva
375ml agua templada
Sémola de trigo 
150g queso Enmental en un trozo

En esta receta hay dos ingredientes "rarunos" como son la harina precocidad y la sémola. En casi todos los supermercados los tienen. La harina precocidad donde las harinas y la sémola donde la pasta. A no ser que sepáis hacer arepas o tortillas mexicanas, la harina precocidad os durará muchísimo y la sémola igual. 
La masa la hice con la Thermomix, pero en sí, los pasos son iguales. Mezclamos el agua con el aceite, añadimos la levadura, y el resto de ingredientes (menos la sémola). Amasamos con las manos hasta que nos quede una masa que no se nos pegue a los dedos. Hacemos una bola y dejamos levar tapada con un paño hasta que doble el volumen. 
Nos saldrá masa para dos veces. Podemos partirla en 2 y congelar una parte envuelta en film transparente. 
Encendemos el horno a 200º. Estiramos la masa y espolvoreamos con la sémola de trigo por ambos lados. La colocamos sobre la bandeja del horno y la pinchamos con un tenedor por el centro. Cortamos el queso en bastoncitos y los vamos colocando cerca del borde.  
Envolvemos el queso con la masa y presionamos bien para que quede bien cerrado y no se salga. Ahora ya ponemos los ingredientes que más nos gusten. Un poco de salsa de tomate, barbacoa, carbonara... y carnes o vegetales. A gusto del consumidor. Añadimos bien de queso rallado y horneamos entre 15 y 20 minutos dependiendo de si nos gusta tostadita o más blanca. 

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!



Hace unos años, fui de viaje con unos amigos a París. La idea inicial era gastar poco (algunos acaban de empezar a trabajar). Comeríamos bocatas de los puestos de la calle y una noche o dos iríamos a algún Bistró a cenar. Sin embargo, unos días antes, una de las amigas nos dio la noticia de que estaba embarazada!! Tuvimos que tener más cuidado con el tema "comida" y ella se aficionó a los Croque Monsieur ya que no llevaban nada crudo. 

Hoy traigo mi versión. Muy fáciles de preparar. Mi señor marido me dice que los haga más a menudo, lo que quiere decir que le han encantado!

Croque Monsieur con lacón



Ingredientes
para 2 personas

1 cucharada de mantequilla
2 cucharadas de harina
1 vaso grande de leche
4 rebanadas de pan de molde sin corteza
200g lacón
2 lonchas de queso Cheddar
Queso rallado
Sal
Pimienta negra
Nuez Moscada

Hacemos primero la bechamel. Le he cogido el gustillo a hacerla a mano. En un cazo pondremos la mantequilla. Cuando empece a fundirse, añadimos la harina y con las varillas, comenzamos a mezclarlo bien. Tostamos bien para quitarle el sabor a "crudo".  Vertemos la mitad de la leche, salpimentamos y ponemos una pizca de nuez moscada. 
Ahora no podemos dejar de remover con las varillas. Iremos añadiendo leche a medida que vaya espesando. Cuando tenga la consistencia adecuada (pastosa, que se quede la forma de las varillas), y tras llevar cociendo unos 5 minutos, retiramos del fuego. 
Encendemos el grill del horno. Ahora montamos los sándwiches. Colocamos una cucharada de bechamel sobre una rebanada de pan. Encima, el lacón y el queso. Ponemos encima la otra rebanada de pan y más bechamel. Seamos generosos!!! Un poquito de queso rallado y a gratinar. 
Es una cena contundente, aunque no lo parezca, ya que la bechamel llena mucho. Y además, una vez que nos ponemos, se hacen muy rápido. No son los típicos sándwiches de embutido o mixtos que solemos hacer, así que podemos sorprender a nuestra familia o invitados sin muchos ingredientes raros. 

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!






Abro el frigorífico y ahí está mirándome...todos los días...poniéndome ojitos... ¿El qué? Una tarrina de manteca de cerdo que compré para hacer los nevaditos estas Navidades y que lógicamente no terminé. 

Era la primera vez que la compraba y no sabía que hacer con ella. En los foros, muchas decían que la guardaban de una año para otro, pero otras decían que se ponía rancia. El caso, que no me apetecía tener que tirarla (que me da una rabieta) así que, manos a la obra.

Ensaimadas

Ingredientes
para 10-12 unidades


Masa Madre:
1 sobre de levadura de panadería
10 ml de agua templada
Harina de fuerza (la que admita)

Masa:
1 sobre de levadura de panadería
4 huevos medianos
550g harina de fuerza
150g azúcar
110ml agua templada
30ml aceite de girasol
La masa madre
Manteca de cerdo a temperatura abiente
Azúcar glass
Nocilla

Haciendo recetas de este tipo, tradicionales, me da que pensar en la cantidad de tiempo invertido para las mismas: la elaboración de las masas, reposo, levados... claro, como no tenían tele, podían dedicarse en cuerpo y alma a estas cosas. Sólo en hacer la masa y luego las ensaimadas se nos va una hora y media, más otras tres horas o así de levado, ya van casi cinco, más el horneado... Una tarde entera!!

Bueno, empezaremos con la masa madre. Es tan sencillo como poner el agua en un cuenquito, verter el sobre de levadura de panadería, mezclar un poco e ir añadiendo poco a poco harina hasta que podamos amasar con las manos y nos quede una pelotita que no se nos pegue a los dedos. 

¿Cuánta harina? Unas dos cucharaditas más o menos. Una vez tengamos la bolita, la pondremos en otro bol más grande con agua templada. Veremos como empiezan a salir burbujitas y a flotar. 

Nos olvidamos de ella de momento y empezamos a hacer la masa de las ensaimadas. Mezclaremos los huevos con el azúcar, la harina, enagua y la levadura. Cuando este todo bien mezcladito, añadiremos nuestra pelota de masa madre y el aceite. Amasamos conciencia y añadiremos algo más de harina si vemos que es necesario hasta que la masa no se pegue al bol o en la encimara o donde estemos amasando. 

Ponemos un trozo de film, donde pincelaremos un poco de aceite y colocaremos la masa. La dejamos reposar unos 15 minutos. Tiempo para recoger los cacharros, ir al baño y poco más. 

Ahora, con la encimera despejada, la untamos de aceite y cogemos una porción de la masa. Yo corté 10 porciones a ojo. Hacemos un churrito como de dos palmos y lo aplanamos con el rodillo de forma que nos quede tan transparente como podamos. Lo bueno de esta masa es que es muy elástica y no se rompe.

Ahora vamos colocando pellizquitos de manteca de cerdo por toda la superficie de la masa con los dedos, así, sin pensar, untándola toda muy bien, con sus correspondientes pegotes en algunas partes. 

Para no manchurrear mucho, os recomiendo hacer esto con una sola mano y así la otra nos queda "limpia". 

Ahora, con los pulgares, iremos enrollando la masa. Hacemos como un canutillo, poco a poco, despegándola de la encimera con cuidado. Una vez esté el churro todo enrollado, haremos la espiral característica de la ensaimada sobre papel de horno. 

Como no me cabían más cosas, tenía la bandeja con el papel sobre la puerta abierta del horno. 

Repetiremos la operación tantas veces como porciones hayamos hecho. 
Me atrevía a hacer dos rellenas de Nocilla. EL procedimiento es el mismo, aunque colocaremos un par de hilos de chocolate en la masa (abajo del todo y hacia la mitad) y pondremos manteca en el resto. Enrollamos igual y a la bandeja. 

Ahora nos toca dejar levar nuestras ensaimadas unas tres horas para que queden esponjosas. Para evitar corrientes de aire, las tenía dentro del horno en sus bandejas. La levadura seca tarda mucho más en subir así que paciencia. 
Pasado ese tiempo, las sacamos y lo precalentamos a 180º. Las salpicamos con agua y horneamos 15 minutos cada bandeja. En caliente, espolvoreamos azúcar glass y rezos para que el tiempo pase rápido, se enfríen un poco y la dichosa manteca de cerdo no se vaya a las caderas jejejeje

Las podemos envolver una vez frías en film transparente y congelar para que no se nos pongan durillas o regalar unas pocas, como hice yo. Compartir es vivi, no? Eso sí, un desayuno de domingo con una delicia de estas viendo cómo empieza a nevar por la ventana, no tiene precio.





Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!