jueves, 24 de octubre de 2013

Pollo al curry dulce con un toque de coco

Me encanta el curry, pero desgraciadamente a mi amor no. Bueno, no lo dice así abiertamente. Su frase  es "me cansa". Así que si algo no le hace tilín dice "estaba bueno pero me cansa el sabor". Claro, cuando me dice eso, inmediatamente el plato en cuestión se borra de la lista menos este! 

Esta receta ha salido de un antojo y de la experimentación y debo decir que ha ganado a la original. Y digo experimentación porque normalmente la hago con yogur griego y ahora en casa sólo existen los yogures con Bífidus y cereales. Pero el resultado es espectacular!

Pollo al curry dulce con un toque de coco



Ingredientes
para 1

1 pechuga de pollo
1 yogur Bífidus con cereales y coco (Mercadona)
1/4 cebolla
2 cucharadas de azúcar
Cilantro
Curry
Canela
Nuez moscada
Pimienta negra
Sal
Aceite de oliva


Cortamos la pechuga en trozos (que quepan en la boca!) y los dejamos macerando en una mezcla con el yogur, 1 cucharada grande de curry, una puntita de canela y de nuez moscada, sal, pimienta negra y cilantro picado. 
Mientras, cortamos la cebolla muy pequeñita y la pochamos lentamente en una sartén con aceite. Cuando esté transparente, subimos un poco el fuego y añadimos el azúcar. Caramelizamos la cebolla moviendo despacio todo con una cuchara de madera y cuando tenga un color marroncito claro añadiremos el pollo con toda la salsa. 

Dejamos que se haga a fuego lento durante unos 15 minutos moviendo de vez en cuando. La salsa empezará a espesar al final (al principio parece que se corta, pero luego vuelve a su ser). 
El acompañamiento ideal es arroz basmati (con unos anacardos picados ya morimos de gusto) pero podemos comerlo solo ya que no pica. Al día siguiente está mejor todavía, así que para esa gran familia que formamos los que nos llevamos la comida al trabajo, nos vale. 

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada