miércoles, 14 de noviembre de 2012

Maki Sushi

        Bueno, bueno... Me ha costado mucho decidirme por la primera receta. Los que me conocéis, sabéis que tengo debilidad por la cocina oriental (china, japonesa, thai...) así que, después de mucho pensar...

The winner is......... Maki Sushi
 
 

        Esos rollitos estupendos, mucho más fáciles de hacer de lo que muchos piensan. Es verdad que es algo que a muchos les da cosilla probar, por eso de que es pescado crudo, que vete tu a saber lo que ponen etc... pero la mejor manera de probar el sushi si no os fiáis es hacerlo en casa.
 
 
        Para hacer unos Makis es condiciones (son los que llevan el alga por fuera), lo primero es conseguir los ingredientes. Yo los compré en Carrefour, que gracias a dios tienen una sección bastante chula con ingredientes orientales.
 
 
Maki sushi
 
Ingredientes para 2
 
 
4 láminas de algas nori
 
200g de arroz para sushi
 
3 cucharadas de vinagre de arroz
 
3 cucharadas de azúcar
 
1 cucharadita de sal
 
Palitos de cangrejo
 
1 Pepino
 
1 Huevo
 
Mahonesa
 
Salmón ahumado
 
Cebolla crujiente
 
 
       Lo primero para hacer cualquier tipo de suhi (sushi es la palabra genérica, aunque dependiendo de cómo hagamos los rollitos o demás combinaciones, serán makis, uramakis, niguiris...) es hacer bien el arroz.
 
       En un curso de cocina thai, me dijeron la forma ideal de hacerlo.
 
       Primero debemos lavar bien el arroz en agua para que suelte todo el almidón. Así que en un bol grande, iremos poniendo agua, removiendo, escurriendo y otra vez lo mismo, hasta que el agua salga clara.
 
 
        En un cazo grande o una cazuelita, pondremos el arroz escurrido con la misma cantidad de agua (si medimos el arroz antes, por ejemplo, 2 vasos, pues sabemos que tendremos que añadir 2 vasos de agua).
 
        Pondremos el fuego al máximo hasta que hierva y en ese momento, bajaremos el fuego a la mitad y taparemos el cazo. A partir de ahí, contaremos 15 minutos exactos.
 
        Apagamos el fuego y retiramos el cazo. Para que enfríe más rápido, podemos poner una pala de madera entre el fondo del cazo y la encimera. Así el calor no se queda abajo.
 
        Segundo paso, muy fácil. Mezclamos en un bol pequeño el vinagre, el azúcar y la sal y removemos hasta que se disuelva. Con este líquido regaremos el arroz para que quede pegajoso y podamos hacer los rollitos.
 
        Sacamos el arroz del cazo y lo colocamos sobre una bandeja. Poco a copo, a cucharaditas, iremos regando el arroz y removiéndolo con una pala de madera para que se impregnen todos los granos. El arroz absorverá el vinagre y el azúcar creará una película brillante. Tenemos que moverlo suavemente para no romper los granos hasta que esté frío. Podemos ayudarnos de un abanico para acelerar el proceso, pero vamos, son 10 minutos.
 
       Veremos como se irán pegando los granos de arroz a la pala cada vez más. ¡Eso indica que lo estamos haciendo muy bien!
 
 
        Preparamos ahora los ingredientes con los que rellenaremos los makis. Para los que aún no se deciden en probar el pescado crudo, los novatos en el mundo del sushi... tranquilos!! Este maki no lleva pescado crudo.
 
        Cortamos los palitos de cangrejo y el pepino en bastones, el salmón ahumado en lonchitas finitas y hacemos una tortilla que cortaremos también en tiritas.
 
¡¡Ahora empieza lo bueno!!
 
 
    
        Necesitamos una esterilla. Incluso valen los mantelitos individuales que muchos tenemos en casa que son como de tiras de madera.
 
        Lo forramos con papel film (para no manchar, claro) y colocamos una hoja de alga nori encima.

 
        El alga nori tiene derecho y revés. La parte brillante, la ponemos hacia abajo y la rugosa, hacia rriba.
 
        Luego veréis que tiene unas líneas. Las ponemos verticales (igual que la esterilla). Esa será la dirección para enrollar los makis.
 
 


        Con ayuda de una cucharita, vamos colocando el arroz encima del alga. Gracias al azúcar que hemos añadido, se quedará pegado al alga, pero podemos presionar ligeramente.
 
         Eso sí, sin pasarnos ni espachurrar los granos. La gracia es que al comerlo, sintamos la textura del arroz y no una papilla.
 
 
        Curbrimos la superficie del alga dejando un dedito libre arriba y otro abajo.
 

       


        Colocamos los ingredientes del relleno. Eso es libre. Yo hice uno con salmón ahumado, pepino y tortilla y otro igual pero con palitos de cangrejo.

         Podemos añadir aguacate, zanahoria en bastones... lo que más nos guste.

         Y ahora procedemos a enrollar con cuidado comenzando por el lado donde se encuentra el relleno. Sujetamos el alga y la esterilla y presionando un poco, vamos haciendo el rollito.

        Para pegarlo, no mojamos un dedo en agua y humedecemos el trocito de alga que habíamos dejado sin cubrir con arroz. Terminamos de enrollar el maki.

  
       Hacemos todos los makis de la misma manera y los metemos en el frigorífico un ratito (tapados con film transparente) para que queden duritos y podamos partirlos bien.


        Cuando vayamos a servirlos, los sacamos y procedemos al corte.


        Necesitamos una tabla y un cuchillo que corte muy bien (no de sierra).





      Mojamos el cuchillo en agua para que el arroz no se pegue. Cortamos el maki a la mitad más o menos.

      Colocamos las dor mitades juntas y volvemos a cortar. Así los trocitos quedarán iguales. Repetimos la operación.

       De esta mamera, de cada rollito saldrán 8 porciones.

       Solo queda presentarlos. Yo usé unas bandejitas de madera que compré hace mil años y que quedaban fenomenal para comer sushi.

       Disponemos las porciones intercalando los rellenos. Para decorar, puse un poco de mahonesa y cebollita frita por encima. El toque "crunchy" le va genial.


       Si nos gusta el picante, podemos hacernos con un poco de wasabi, esa pasta verde que pica como un demonio, para acompañar, y salsa de soja para mojar un poco.


      Espero que os animés a probar. ¡¡¡La verdad es que estaban buenísimos!!!!!!!












Ah! Y recordad:
 
 "Yo cocino, tú cocinas.... Todos cocinamos"

 




 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada