viernes, 15 de noviembre de 2013

Callos a la madrileña

El otoño parece ser que se queda ya, y cada vez más me apetecen unos buenos platos de cuchara bien contundentes. ¿Y qué más contundente que unos callos a la madrileña? 

Para hacer este plato pedí ayuda a mi compañero Carlos que es un auténtico cocinillas. Le da igual hacerte una tortilla francesa que una tarta Tatín (su favorita). Y como buen "gato",  los callos le salen que ni pintaos. Parecen difíciles de hacer pero visto lo visto....creo que este invierno tendré callos en el frigo bastante a menudo. 

Callos a la madrileña


Ingredientes
para 6-10 personas

1 kg callos
1/2 kg morro
1/2 kg pata
2 chorizos
2 morcillas
1 cebolla grande
4 dientes de ajo
1 bote de tomate natural triturado
Unos 15 granitos de pimienta negra
2 hojas de laurel
1 guindilla o 3 callenas
Pimentón dulce o picante
Sal
Vinagre

Veis que el número de comensales varía mucho...y es que depende del hambre y del momento en que vayamos a comernos los callos, si los queremos solos o con garbanzos....  

Salen 5 tuppers llenos (de los de comida china, esos redonditos...) para que os hagáis una idea. 


Le pediremos al carnicero que nos trocee todo (gracias tío Jose!!) y en casa, lo lavamos todo bien bajo el agua. Pondremos la olla express con agua y un buen chorro de vinagre. 

Cuando comience a hervir añadiremos los callos, el morro y la pata y lo dejaremos hasta que rompa a hervir de nuevo. Esto se llama "blanquear" y según mi compi, es importantísimo!!

Sacaremos todo y lo escurrimos bien. 


Ponemos en la olla el tomate, la cebolla entera, las especias y dos de los dientes de ajo picaditos, así como los callos. Ponemos los chorizos y las morcillas (pinchadas para que no revienten) y cubrimos de agua. 


Cerramos la olla cuando empiece a hervir, contamos 40 minutos


Haremos ahora un sofrito rápido en una sartén con los ajitos que teníamos reservados. Los doramos con cuidado y añadimos 1 buena cucharada de pimentón. Removemos rápido para que no se queme y lo echamos en el vaso de la batidora junto con la cebolla entera que sacaremos de la olla y algo de caldito. 

Añadiremos esta salsa a la olla para que se integre. Sacamos los chorizos y las morcillas y los cortamos en rodajas. El caldo empezará a engordar así que solo queda probar cómo está de sal. 

Están mucho mas ricos de un día para otro, por lo que antes de que se enfríen hay que ponerlos ya en el tupper o donde los queramos guardar. La gelatina de los callos hará que se forme como un "pastel" y sólo tendremos que cortar la porción que queramos consumir. 

Duran bastante tiempo en el frigorífico, pero también se pueden congelar. Espero que os animéis a hacerlos. 

De sabor están espectaculares, y se hacen casi solos. A quien inventara la olla rápida habría que hacerle un monumento!!

Yo cocino, tú cocinas...¡Todos cocinamos!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada